Gobierno explorará Mayaya y Copoazú para potenciar La Paz


Gobierno explorará Mayaya y Copoazú para potenciar La Paz

Se invertirá 114 millones de dólares para descubrir las reservas de gas y petróleo del departamento; para ello se perforarán dos pozos en el norte de La Paz.

 
martes, 16 de julio de 2019 · 00:04
 

Lidia Mamani / La Paz

 Con la exploración de los pozos Mayaya Centro X1 IE y Copoazú X1 IE, ambos en el norte del departamento, el Gobierno busca convertir a La Paz en la quinta región productora de hidrocarburos, afirmó ayer el viceministro de Planificación y Desarrollo Hidrocarburífero, Carlos Quispe.

“Esperamos que el potencial gasífero que tiene el norte de La Paz pueda desarrollarse, hemos identificado 30 TCF (trillones de pies cúbicos) que se encontraría en zonas como Madre de Dios y el subandino norte. Con estas tareas vamos a conseguir mayor información y así en el futuro no muy lejano podremos constituir a La Paz como el quinto departamento productor de hidrocarburos”, anunció la autoridad en entrevista con Panamericana.

Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) ejecutará en este año estudios estratigráficos en los pozos Mayaya Centro y Copoazú, donde se tiene planeado perforar hasta los 5.500 metros. Las tareas de exploración demandarán una inversión que superará los 114 millones de dólares, dijo Quispe.

El viceministro manifestó que estas actividades y proyectos del sector hidrocarburífero permitirán “abrir un horizonte económico estratégico” en el departamento de La Paz, para generar nuevas oportunidades laborales y recursos económicos que beneficien a toda la región.

Sobre el mismo tema, el vicepresidente Álvaro García Linera, durante los actos de celebración por los 210 años del grito libertario de La Paz, manifestó ayer que la zona donde se prevé llevar a cabo la exploración está en la franja geológica en la que se encuentran aprisionadas reservas de gas y petróleo ubicadas en Perú, Bolivia e incluso Argentina.

“Vamos a volver a insistir este año y se volverá a perforar un nuevo pozo en el norte de La Paz, en la búsqueda de gas y petróleo que pueden mejorar las regalías y el IDH para el departamento y el país”, señaló García Linera.

El Vicepresidente anunció que en los siguientes días se organizará un acto en Mayaya, para anunciar la inversión de 76 millones de dólares en la perforación de un pozo de 5.400 metros de profundidad. “Vamos a rogar a la Pachamama que ahora sí lleguemos no al borde, sino a la bolsa donde hay el petróleo y el gas. La Paz para adelante con la exploración de hidrocarburos”, indicó.

Punto de vista
RaÚl Velásquez Investigador de Jubileo

El riesgo está en perder la inversión

La exploración de hidrocarburos es una actividad de riesgo, es decir, puede o no ser exitosa. Si bien a mayor información se reduce el riesgo, éste no deja de existir hasta que se termina la perforación del pozo y se establece la existencia o no de hidrocarburos.

Es importante que este aspecto sea bien valorado por parte de las autoridades, a fin de no repetir errores como los del pozo Boyuy o Lliquimuni, en los que las autoridades hicieron anuncios con objetivos políticos más que técnicos.

El riesgo implica no sólo no encontrar hidrocarburos, sino perder la inversión incurrida. En el caso de la exploración en áreas donde no existen campos en producción, como es el caso del norte del país, la inversión en pozos no exitosos no puede ser considerada costo recuperable para las empresas, por lo que éstas asumen el riesgo.

Sobre el norte, hay estudios que sugieren la probabilidad de que existan hidrocarburos, sin embargo, sólo mediante la exploración se puede confirmar o no dicha estimación.

 

El caso Lliquimuni y la exploración en las zonas no tradicionales

En marzo de 2016, YPFB admitió que las operaciones en el proyecto  Lliquimuni Centro X-1, ubicado en el norte de La Paz,  culminaron con el hallazgo de  volúmenes hidrocarburíferos  “no comerciales”, es decir, fue negativo. YPFB Petroandina SAM inició operaciones  en 2009, ejecutó trabajos de sísmica 2D en el área Lliquimuni, comunidad Las Delicias.

Fue el primer pozo exploratorio en una zona no tradicional en hidrocarburos. Por la búsqueda se calcula que se gastaron al menos 150 millones de dólares.

Aparte de los gastos de perforación, también se construyeron los caminos de acceso y las planchadas; se  rehabilitó la ruta departamental Bella Vista-Suapi-Sararia,  en Alto Beni, que facilitó la logística y el traslado de equipos de excavación y de materiales e insumos. Luego se alquiló  el equipo de perforación de 2.000 HP (caballos de fuerza).

En 2011, el Gobierno anunció que Lliquimuni tenía un potencial de 50 millones de barriles de petróleo y un trillón de pies cúbicos de gas (TCF), pero esos recursos no fueron confirmados.

En enero, el presidente de la petrolera estatal, Óscar Barriga, informó que desde 2012, YPFB realiza una serie de estudios, entre ellos de sísmica en el norte de La Paz, con el propósito de  ubicar recursos hidrocarburíferos.

Entonces indicó que este año se iba a perforar dos pozos estatigráficos (estudio e interpretación de las rocas), con el objetivo de evaluar  si la información que se recopiló es  adecuada o no.

YPFB informó que se volvería a organizar tareas de exploración  en zonas no tradicionales como La Paz, Beni y Pando, con el objetivo de incrementar y reponer las reservas de hidrocarburos.

Entre 2016 y 2017, el Ministerio de Hidrocarburos y YPFB iniciaron labores para encontrar petróleo o gas natural. Apuntaban a explorar  al menos 10 áreas de interés en La Paz, además de ejecutar tareas en Beni y Pando.

 

La soya paceña tiene el “mercado asegurado”

El vicepresidente Álvaro García Linera exhortó a los paceños a producir soya en el norte del departamento, ya que ese producto luego será procesado y comprado por Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB). Aseguró que los contratos que tengan con la estatal incluso les servirá de garantía para acceder a créditos bancarios.

“Hemos acordado con productores cruceños que el siguiente año una parte de la soya que producen le venderán a YPFB a mejor precio que en el extranjero. Ahora compramos 2.000 millones de litros de diésel, pero lo queremos sustituir por biodiésel, fomentando la agricultura pequeña, campesina, comunitaria; le compraremos a los productores cruceños, pero también le queremos comprar al paceño, ellos tienen que producir. Aquí hay mucho dinero y mercado asegurado”, manifestó durante la sesión de honor para conmemorar los 210 años de la gesta libertaria de 1809.

La autoridad mencionó que la producción que se siembre en el norte de La Paz no tendrá que buscar vías de salida, como en la actualidad sucede con los agroindustriales de Santa Cruz, sino que la petrolera estatal lo recogerá desde la plantación.

“YPFB será su mercado seguro de por vida, 10, 20, 40 años, la garantía para prestarse del banco te lo dará YPFB con el contrato suscrito y comprar toda la soya que quieran producir, es un negocio redondo, los benianos los quieren hacer, ¿por qué no lo hacen los paceños?”, apuntó.

Además criticó que se critique la siembra a gran escala, bajo argumento de que se gastará más combustible en la producción.

 

Fuente: Página SIETE
Enlace: Ver Más